Please reload

Eventos recientes

Estudios sobre rol de la macrofauna edáfica en la perturbación de materiales arqueológicos de la microrregión

20/06/2017

Cuando los arqueólogos excavamos, a menudo (más bien, casi siempre) nos encontramos con que el material arqueológico que recuperamos no está en el estado y/o en la posición en que fue depositado originalmente por las sociedades que lo produjeron. Es decir, a lo largo de los años, los objetos pueden deteriorarse, cambiar de lugar y hasta desaparecer. A esto lo llamamos “procesos de formación”, y los hay de dos tipos: naturales y culturales. Los primeros tienen que ver con todos los procesos que son originados por la Naturaleza. Entre ellos se encuentran los de origen pedológico, los que ocurren dentro del suelo donde están depositados los restos arqueológicos (por ejemplo: resquebrajamiento, ciclos de congelamiento y descongelamiento, la misma presión del sedimento que puede romper los objetos). Otros procesos son causados por la flora y la fauna: la acción de raíces, la caída de árboles, los animales cavadores y hasta los más impensados como la lombriz de tierra (que con el correr de los años produce el hundimiento de materiales hasta niveles más bajos). Los procesos de formación culturales son los causados por la acción el hombre. Por ejemplo: cuando las máquinas agrícolas realizan el arado, remueven el material arqueológico que se encuentra en la superficie y en los primeros centímetros del suelo. El saqueo de tumbas resulta en la disociación de algunos elementos de su contexto. Incluso la excavación es un proceso de formación cultural, dado que altera el contexto de hallazgo, por lo que debe ser realizada muy cuidadosamente.  Esto tiene como consecuencia la dificultad para reconocer patrones de comportamiento que nos lleven a conocer cómo eran las sociedades del pasado. Debido a esto es que existe una especialidad de la Arqueología llamada Tafonomía (del griego taphos = enterramiento y nomos = ley). La Tafonomía surgió en principio como una rama de la Paleontología, encargada de estudiar los procesos que atravesaban los fósiles desde que eran enterrados hasta que eran recuperados en la actualidad. Luego, dicha rama fue tomada por los arqueólogos como parte de los estudios actualísticos, es decir, los que estudian cómo actúan determinados procesos en el presente sobre el registro arqueológico (asumiendo que esos mismos procesos actuaron en el pasado). 

Hoy día, la Tafonomía ha producido un caudal de información muy valiosa para reconstruir la historia de los objetos arqueológicos (desde su abandono hasta su recuperación) como paso previo a la interpretación de los comportamientos humanos y las formas de organización de las sociedades del pasado. En la microrregión del Salado estamos comenzando a indagar, con una perspectiva tafonómico-actualística, sobre la acción de diversos géneros de fauna pequeña que habita en los suelos (lombrices, bichos bolita, entre otros) que podrían estar actuando lentamente desde hace cientos de años sobre los materiales arqueológicos, removiéndolos y afectando su integridad.

 

 

Please reload

Please reload

Archivo de actividades